El desgaste de los embragues

Los embragues están fabricados con revestimientos de fricción y con el tiempo se deterioran y se vuelven menos efectivos. A medida que los embragues se deterioran, empiezan a presentar síntomas que incluyen ruido, vibración y deslizamiento. Si no se cambia, el embrague no será capaz de transferir la fuerza del motor a las ruedas y, por lo tanto, será necesario reemplazarlo. Con unos sencillos pasos, puede averiguar si necesita cambiar el embrague por uno nuevo o uno más reforzado.

Pasos a seguir:

Paso 1 : Comprobar el acoplamiento y el desacoplamiento

Antes de decidir si debe o no cambiar el embrague debe comprobar el acoplamiento y el desacoplamiento. Con el motor encendido, pise el pedal del embrague y cambie la transmisión a una marcha. Es importante que no hayan chirridos ni chasquidos cuando la caja de cambios cambia de velocidad. Presta atención a cualquier indicio de que el embrague pueda estar deslizándose. Si el embrague presenta deslizamientos, es probable que no engrane de manera correcta, lo que provoca que el motor se estremezca.

Paso 2 : Conduzca y evalúe el desempeño del embrague

Sitúa la transmisión en primera marcha y avanza desde una parada. En el momento en el que suelte el pedal del embrague para acelerar,
atienda a cualquier comportamiento anormal o indicaciones que pueda manifestar el vehículo, como desplazamiento, chirridos o olor a quemado. Si ha percibido cualquiera de los indicios anteriores, es probable que el embrague esté muy desgastado. En cualquiera de los casos es necesario reemplazar el embrague.

Paso 3 : Verifique el embrague

Es importante verificar el embrague y en este caso lo verificaremos intentando acelerar en tercera marcha. Una vez que se ha probado el vehículo en carretera, tendrá que arrancarlo en tercera velocidad desde una parada. Para evitar que el automóvil se cale, deberá ir soltando el pedal poco a poco y pisar cuidadosamente el pie del acelerador. Si al intentar acelerar el vehículo empieza a patinar, hace ruidos extraños o un olor a quemado, lo mas probable es que se tenga que cambiar el embrague debido a un gran desgaste.

Conclusión

Es normal que a con el paso del tiempo los embragues se deterioren y empiecen a presentar indicios como el ruido, vibración y deslizamiento. Dada esta situación, consulte a un técnico profesional o a su mecánico de confianza, así podrá detectar la causa del problema o si es necesario cambiar el embrague.
Es recomendable cambiar el embrague por un embrague más reforzado, asegurando así su correcto funcionamiento.